Angle Página principal de Librería Muscaria Librería
Muscaria
Libros de la Sección: Tiempos Modernos Libros sobre
Tiempos Modernos
Pagos: Reembolso, PayPal, Tarjeta crédito, Transferencia
España: gastos envío decrecientes (de 3,5 a 0 €)
España: Envíos por Correos o por Mensajería
Envíos a toda Europa y América
Ver la Cesta de la Compra
Ver
Cesta
Angle
Radiaciones II
Valoración
Uno de los libros más relevantes del siglo XX
Sobresaliente
Título:

Radiaciones II

Diarios de la segunda guerra mundial (1943-1948)
Autor:

Ernst Jünger

Precio: 24,90 €
Temática: Tiempos modernos
Páginas: 608
Idioma: Castellano
Edición: Tapa blanda / 14 x 21 cm / 2005
Angle Angle
Disponible en stock
Precio: 24,90 euros
Cantidad:  Poner producto en la Cesta
(Puede quitarlo más tarde)
Angle Angle

Perfiles: Para degustadores y admiradores de grandes libros. Para personas interesadas en la visión y la filosofía de Ernst Jünger. Para quienes estén interesados en la II Guerra Mundial, la religión, la filosofía y el arte. Puede empezarse la lectura por este 2º volumen, pues entra directamente en la materia, para luego proseguir con el primer dietario (algo que resultará inevitable).
Nivel: Uno de los libros más celebrados del autor y, considerando las pepitas de oro que contiene, uno de los libros más notables del siglo XX. Sigue el estilo epigráfico y en cierta manera onírico del autor, con reflexiones que surgen del telón de fondo generado por la guerra (en este sentido, este es un libro de reflexiones más que sobre la contienda).

Palabras clave: Ernst Jünger, dietarios, II Guerra Mundial, mundo moderno, lecturas, arte, religión, sueños, filosofía, encuentros personales, guerra, París, ocupación...

Angle Índice Índice Fragmento del libro Fragmento del libro Contraportada Contraportada Libros Relacionados Libros Relacionados Angle

Comentario de la Librería Muscaria   Comentario de la Librería

    A los pocos años de iniciar las andanzas, en librería Muscaria recibimos una llamada telefónica de un cliente que preguntaba si disponíamos de los dos volúmenes de 'Radiaciones' (los dietarios escritos por Ernst Jünger durante la II Guerra Mundial).

    En la librería ya ofrecíamos varias obras de este autor (relacionadas con los enteógenos, sobre el mundo de la técnica, la filosofía, el arte...), pero no teníamos estos dietarios. ¿El motivo, o la excusa?: no nos gustaban las guerras, y no teníamos intención de rellenar las estanterías de la librería con libros sobre esta temática. «Pues son unos libros muy buenos...» -fue el amable consejo que nos dejó como legado este cliente-.

    Pasados los años estos libros ya se en la librería: son unos de los mejores títulos que han pasado por nuestras manos ('Nunca es tarde si la dicha es buena'). A pesar de que en el subtítulo indique Diarios de la segunda guerra mundial, estos textos no se centran principalmente en la contienda, sino que se sirven de ella -como si de un telón de fondo se tratara- para reflexionar sobre los mil y un temas que han interesado al autor: la condición humana, el avance del nihilismo, la pérdida de soberanía de la persona individual, el arte, la religión, la enorme transformación que ha experimentado la sociedad con la irrupción de la técnica y su ascensión a un primer plano, ocasionando el ocaso definitivo del mundo tradicional...

    Lo que en un primer momento podría parecer el entretenimiento de un escritor durante la II G.M., en el que narra sus lecturas, meditaciones y encuentros personales, se convierte, quizás por la intensidad de la situación o el ambiente apocalíptico y nihilista, en una obra magistral cuyas reflexiones alcanzan una profundidad comparable con las mejores obras de la literatura universal. No olvidemos, por ejemplo, la locura anunciada por la irrupción de Hitler -que Jünger ya previó en su libro Sobre los acantilados de mármol, obra que empieza a escribir en paralelo con la redacción de estos dietarios-, la devastación en el frente ruso, los bombardeos sobre París, la destrucción de ciudades como Dresden, o el final de la contienda con la explosión de la bomba atómica.

    Si el primer volumen se abre con la redacción de la novela alegórica Sobre los acantilados de mármol (una obra que partió de un sueño y que prefiguraba el desenlace del movimiento nazi), las páginas del segundo volumen se entrelazan con la redacción del ensayo La Paz, un manuscrito que también leyó Erwin Romel, quien comentó: «Esto es algo con lo que se puede trabajar». Ciertamente, La Paz, fue uno de los pilares sobre los que se fundamentó la construcción de la 'Unión Europea' (un acuerdo entre países que ha garantizado más de 50 años de paz y estabilidad entre sus estados miembros). Este ensayo, curiosamente, empezó a difundirse en copias mecanografiadas, pues en esa época la edición de los libros de Jünger había sido prohibida.

    Estos dietarios también resultan de interés para conocer 'in situ' y de cerca ciertos acontecimientos de la guerra, tanto a nivel vivencial por parte de un ciudadano de a pie, como de un oficial que participa en el movimiento de oposición al régimen, así como hechos 'históricos', como el complot planeado por Stauffemberg (si bien Jünger no participó en él, conocía algunas personas que lo idearon).

    Una buena opción podría ser empezar por el segundo volumen, pues entra más directamente 'en materia' (los acontecimientos se encuentran en su punto álgido, en 1943), para luego sumergirse de forma inevitable en el primer volumen, que cuenta con una excelente introducción de Andrés Sánchez Pascual, su destacado traductor.

    Estos dos dietaros se encuentran entre las obras más celebradas del autor, al mismo tiempo que han sido considerados por diversas personas -de la más variada inclinación y condición- como uno de los testimonios más lúcidos, certeros y reveladores del siglo XX.

Angle Parte superior de la página   Índice del Libro Angle
  • Segundo dario de París
  • Hojas de Kirchhorst
  • La cabaña en la viña (Años de ocupación)

  

   Parte superior de la página   Contraportada

    Tres diarios componen este magnífico volumen, los titulados «Segundo diario de París», «Hojas de Kirchhorst» y «La cabaña en la viña (Años de ocupación)», que abarcan desde 1943 hasta 1948. En ellos Jünger cuenta, casi día a día, su experiencia de la ocupación alemana, que, todavía a principios de 1943, parecía encontrar en la vida cotidiana de París cierta plácida resignación. Hasta que, de pronto, se precipitaron los hechos que condujeron a la liberación de la capital francesa, el avance de los Aliados, las muertes de altos mandos alemanes, los bombardeos, la liberación de los campos de concentración, la persecución de los colaboracionistas y la capitulación, entre otros muchos sucesos que marcaron el final de la contienda.

    En este diario, Jünger comenta: «Hay en la guerra, lo mismo que en la vida privada, asuntos que transcurren en corrientes subterráneas y que casi nunca afloran a la sueprficie, datos de los que los que no tenemos noticia ni por los documentos ni mucho menos por la historia». Pocos pueden dar cuenta de estas corrientes ocultas como Jünger, particularente en esa época que llamó «de la catástrofe». A todo ello, el pensador alemán añade sus agudos comentarios sobre sus lecturas y sus investigaciones, sus dramas familiares e incluso sus sueños.

Parte superior de la página  Fragmento del libro

    París, 19 de ftbrero de 1943

    Ayer por la tarde salida hacia París. Perpetua [su esposa] me llevó al tren y estuvo un largo rato, mientras yo partía de la estación, haciendo señas de despedida con la mano.

    En el vagón charla con dos capitanes, los cuales opinaban que Kniébolo [Hitler] atacará este año con nuevos medios, probablemente con gas. No era precisamente que ellos pareciesen aprobar tal cosa, pero se limitaban a esa pasividad moral que es una de las características del hombre moderno. Los argumentos más eficaces en estos casos continúan siendo los técnicos; así, por ejemplo, el de que, si los alemanes nos encontrásemos en inferioridad aérea, semejante atrevimiento equivaldría a un suicidio.

    Si Kniébolo [Hitler] abriga esos planes, las consideraciones determinantes serán las de política interior, como ocurre en todas las cosas que él concibe. La propaganda pasa por delante de todo lo demás. Lo que le importaría en ese caso sería abrir entre los pueblos un abismo tal que no pudiera salvarlo ni la mejor voluntad del mundo. Al obrar así actúa de conformidad con su genius, el cual estriba en la separación, en la división, en el odio. Uno ha llegado a conocer a los tribunos.

    A este respecto, un detalle esclarecedor: cuando tales espíritus reciben noticias de atrocidades cometidas por la parte contraria, el efecto producido en su rostro no será la indignación, sino un brillo de alegría demoníaca. De ahí que, en el reino de las tinieblas, el difamar al enemigo forme parte del servilismo de los cortesanos.

    París, 30 de marzo de 1943

    Esto quiere decir que es preciso ganarse la salud que uno tiene, y ganársela precisamente mediante un esfuerzo común del enfermo y el médico. La enfermedad suele comenzar en el enfermo como un mal moral, que luego se propaga a los órganos. Si el enfermo no muestra voluntad de curarse en este estrato moral, el médico ha de rechazar el tratamiento; lo único que haría sería cobrar unos honorarios que no se ha ganado.

    París, 31 de diciembre 1943

    Por la mañana sobrevolaron la ciudad grandes formaciones aéreas. Me trasladé, como suelo hacer, del hotel Majestic a la habitación del Presidente; solemos celebrar estas interrupciones haciéndonos un café y desayunando. Oíamos el intenso trabajo de la artillería antiaérea. Luego los edificios temblaron bajo las bombas arrojadas, que causaban devastaciones en los barrios periféricos.

    A última hora de la tarde se habían contado más de doscientos muertos. En un refugio alcanzado por una bomba murieron más de veinte obreros. Me han contado que, mientras se intentaba llegar a los cuerpos a través de los escombros, había allí una mujer que gritaba el nombre de su marido. Este, al que una compra que tuvo que hacer lo había mantenido apartado del lugar de la desgracia, le contestó entre la muchedumbre y se abrió paso hacia ella. En instantes como ése la gente se abraza con violencia, como después de la resurrección -con un poder espiritual-.

    París, 15 de mayo de 1944

    Continuado la lectura del Apocalipsis; es un libro que retiene de las grandes miradas que los ojos han echado directamente la estructura del Universo. A su lado transcurren movimientos extraños -como esos que hacen que comience a fundirse la rigidez simbólica del antiguo Oriente. De la crisálida egipcia, babilónica, sale la mariposa de alas con muchos ojos, regresa al brillo superior de sus orígenes. Eso introduce en la lectura, todavía hoy, un elemento desconcertante, como si estuviéramos asistiendo a las metamorfosis supremas. Aquí sentimos una de esas ramificaciones enormes que no son alumbradas por ninguna batalla decisiva, por ningún ascenso o hundimiento de imperios, sino únicamente por la visión que se tiene en el centro. El profeta está por encima de los reyes y sus acciones.

    Kirchhorst, 23 de mayo 1943

    El sueño de ir cargado con el cadáver de un asesinado, sin poder encontrar un lugar donde esconderlo, y el miedo horroroso que va asociado a tal sueño -sin duda es ése un sueño que ha de estar muy difundido y cuya procedencia es antiquísima. Caín es, en efecto, uno de nuestros grandes antepasados.

    La antigüedad del Génesis se delata también en que en él se encuentran grandes figuras de los sueños, figuras que emergen en nosotros por las noches, tal vez todas las noches. También en esto se deja ver que el Génesis es una de las fuentes, uno de los documentos originarios de la historia humana. Además del sueño de la maldición de Caín son figuras del Génesis el sueño de la serpiente y el de estar expuestos desnudos, o más bien sin ropa, a las miradas de todos en lugares públicos.

    El día en que se someta a juicio la historia de este planeta Tierra, ¿qué habrá sido el hombre? Algo oscuro, desconocido, se cierne en torno a este ser, al cual le entona el salmo 90 la terrible canción de su destino. Pues propiamente han sido sólo tres los que han accedido del todo al rango de este Hombre anónimo que vive en todos nosotros: Adán, Cristo, Edipo.

    París, 11 de octubre de 1943

    Los grandes planes de aniquilación pueden tener éxito sólo si en el mundo moral se producen modificaciones paralelas a ellos. El valor del ser humano habrá de descender todavía más, el hombre tendrá que hacerse metafísicamente indiferente, antes de que resulte posible el paso de la aniquilación de masas que hoy estamos viviendo a la aniquilación total. También esa circunstancia, como nuestra situación entera, está prevista en la Escritura, y no sólo en la descripción del Diluvio, sino también en la descripción de la destrucción de Sodoma: Dios dice que respetará la ciudad mientras albergue diez justos. También eso es un símbolo de la enorme responsabilidad que pesa sobre la persona singular en este tiempo. Uno puede ser garante de incontables millones.

     En el tren, 24 de noviembre de 1943

    Viajando hacia Kirchhorst. Voy leyendo El sueño de una noche de verano.

    En la escena primera del acto cuarto dice Oberón a Titania:

    «y deja los sentidos de esos cinco más muertos que con el dormir común.»

    El dormir tiene, pues, cualidades - también puede decirse que posee varias dimensiones: por un lado, la longitud, por otro, la profundidad; esta última conoce unas regiones distintas de las del mero reposo. En el aspecto mecánico el dormir es el simple contrapeso del estar despierto, pero con la profundidad en que cae se activan las fuerzas de la aleación de que está compuesto. De ellas forman parte la profecía, los avisos, la curación, el trato con espíritus y difuntos. También la confortación puede ser inusual en esas profundidades - hay así breves adormecimientos en cuyas simas nos hundimos por pocos minutos y de los que despertamos como si hubiéramos vuelto a nacer. La enfermedad concluye con un sueño salvífico en el que expulsamos de nosotros, como en un baño, los restos del mal. El arte de la medicina busca en todos los tiempos conseguir esa relación - de una manera especialmente bella en Grecia, pues allí había en los templos de Esculapio unos lugares destinados a dormir y en ellos la divinidad predecía a los soñantes los remedios salvadores. También la parte que en el mesmerismo se ha mostrado sólida está referida a un dormir más profundo. Hoy nos hemos vuelto casi extraños a todas esas cosas; el dormir no alcanza jamás en nuestras ciudades aquellas capas en que nos nace señas el gran botín; y es horrible pensar que tal vez por ese motivo esté perdiendo fecundidad la muerte.

    Kirchhorst, 30 octubre de 1944

    En Celle, donde tenía cosas que hacer. En las granjas solitarias situadas al borde del camino se conserva todavía el espíritu de los primeros ocupantes de la tierra. La realeza estaba repartida entonces entre todos. Cuando esta realeza desaparece completamente en el ser humano vivimos tiempos como los actuales; el ataque contra la dignidad va precedido de la pérdida de la soberanía.

    Kirchhorst, 18 de mayo 1945

    En días, semanas, meses como éstos aprende uno a pensar políticamente y acumula experiencias de las que puede alimentarse durante decenios. La anarquía es la materia prima y la forma previa de la formación política; la precede como precede el caos a la creación y como precede el mundo de los titanes al mundo de los dioses. De ahí que se observará que todo gran talento político tuvo en su juventud un encuentro con la anarquía, al igual que todo gran teólogo ha mirado alguna vez cara a cara a la aniquilación. Jamás será hecho partícipe de la seguridad suprema aquel a quien el mundo no se le haya tambaleado alguna vez en su estructura básica. Es de suponer, por tanto, que nuestro tiempo vaya seguido de una gran primavera.

    Kirchhorst, 30 de marzo de 1948

    Por la mañana en el bosque, para cortar leña. Está demasiado avanzado el año, los abedules han sangrado mucho. El trabajo me ha agotado. Pensamiento: «En realidad podrías haber enviado a otra persona, pagándola. Y, entretanto, habrías ganado cómodamente en casa mucho más».

    Réplica: «Pero entonces no habrías sudado».

    Bien - no hay en nuestro mundo nada más improcedente que poner en relación dos actividades tomando como criterio el dinero. Pues desembocamos en el time is money, divisa que se encuentra en el polo opuesto de la dignidad humana. Acertada es, en cambio, la frase de Teofrasto, que dice que «el tiempo es un gasto precioso».

    Todo trabajo encierra en sí algo que es impagable, algo que proporciona una satisfacción que se basta a sí misma. En eso es en lo que se asienta la auténtica economía del mundo, la honda estabilidad de los ingresos y los gastos, la ganancia segura. Si no fuera así, el campesino tendría que estar pendiente de las cotizaciones de la Bolsa, y no de la tierra, el sol, el viento. El autor tendría que estudiar el humor de las masas y adaptar su obra a los lugares comunes dominantes. Las flores desaparecerían de los jardines, y de la vida desaparecerían las cosas superfluas. No habría setos, ni bosques de recreo, ni arroyos serpenteantes, ni lindes entre los campos.

    Lo que hace sagrado el trabajo es lo que en él hay de impagable. De esa porción divina es de donde afluyen a los seres humanos la felicidad y la salud. También puede decirse que el valor del trabajo se mide por la cantidad de amor que en él se esconde. En este sentido el trabajo se asemeja al ocio; en los grados superiores confluyen el uno en el otro. He visto al hombre que iba arando detrás de sus caballos; por donde había pasado, la gleba, iluminada por la luz mañanera, se daba la vuelta y parecía dorarse. La cosecha es sólo el rédito de esa sobreabundancia.

  

Angle Otros productos que pueden interesarle Dime con Quién Andas... y Sabré Quién Eres Angle
Radiaciones I (Ernst Jünger) Radiaciones I. Diarios de la segunda guerra mundial (1939-1943)  (Ernst Jünger)  19,90 €

Primer volumen de los dietarios de Ernst Jünger, escritos durante la II Guerra Mundial. Empieza con elaboración del libro Sobre los acantilados de marmol (un alegato contra el nihilismo), prosigue con su posición en el frente alemán en Francia y su estancia en París, así como su traslado a Rusia. Uno de los libros más emblemáticos del siglo XX. También puede empezarse por el segundo volumen, que entra más directamente 'en materia', y proseguir -de forma inevitable- por esta primera entrega: unos libros fascinantes, para leer y releer.
Diario Portugués (1941-1945) (Mircea Eliade) Diario Portugués (1941-1945)  (Mircea Eliade)  21,00 €

Dietarios de Mircea Eliade escritos durante la II Guerra Mundial, durante los que estuvo como agregado diplomático en Portugal. Confinado en un entorno poco propenso para su labor, Eliade sigue planificando y elaborando frenéticamente su obra. En estos diarios se entremezclan acontecimientos de su vida personal, anotaciones sobre su trabajo y el terrible telón de fondo de la segunda gran contienda europea.
La Emboscadura (Ernst Jünger) La Emboscadura  (Ernst Jünger)  14,00 €

Manual para sobrevivir a tiempos de tiranía, para resistir al mundo titánico de la técnica y a las democracias mediáticas. Ofrece también un marco conceptual para la fase histórica que estamos viviendo. Adecuado para las personas que piensan que la situación de los enteógenos -entre otras- puede normalizarse fácilmente.
La Tijera (Ernst Jünger) La Tijera  (Ernst Jünger)  14,00 €

Uno de los últimos libros escritos por el autor, a la edad de 95 años. Versa sobre el arte, el éxtasis, la dialéctica entre los dioses y los titanes, el tiempo cíclico y el tiempo lineal... Y sobretodo sobre el tránsito de los siglos XIX, XX y XXI, con la fenomenal transformación de la visión del mundo que occidente tiene.
Sobre los Acantilados de Mármol (Ernst Jünger) Sobre los Acantilados de Mármol  (Ernst Jünger)  16,00 €

Esta novela alegórica, fruto de un sueño 'premonitorio', fue escrita por Jünger en 1939 y prefiguraba la barbarie y el hundimiento de la fantasía nacionalsocialista. Está considerada como una de las obras más importantes del autor.
Frente al Miedo (Antonio Escohotado) Frente al Miedo. Recopilación de ensayos  (Antonio Escohotado)  29,95 €

Recopilación de artículos, ensayos, entrevistas y conferencias de A. Escohotado, filósofo reivindicativo, psicoactivo e indomable. El hilo común a estos escritos es la opción de la libertad frente la coacción, el de la responsabilidad ante el miedo. Consta de cuatro secciones: «Pensar sin miedo» (sobre filosofía), «Miedo a uno mismo» (sobre psicotrópicos), «Miedo a los demás» (sobre la política) y «Miedo al mundo» (sobre la religión).
La Paz (Ernst Jünger) La Paz. El nudo Gordiano. El estado mundial. Alocución en Verdún  (Ernst Jünger)  14,00 €

Este libro reúne 3 ensayos de E. Junger así como un breve discurso pronunciado en Verdún. Estos trabajos suponen un hito fundamental en el pensamiento 'metapolítico' del autor, incluyendo reflexiones sobre la formación y el devenir de la dinámica de los Estados en el siglo XX y XXI. Interesante en relación a la II G.M., la constitución de la Comunidad Europea, el nihilismo o sobre la concepción de la libertad...
Libros sobre Tiempos Modernos
Libros sobre Tiempos Modernos
Todas las Tematicas
Todas las
Temáticas
Otros libros del Autor
Otros libros de
Ernst Jünger
Angle Angle
 
Angle Parte superior de la página Parte superior de la página Angle
Facebook Muscaria en Facebook Twitter Librería Muscaria en Twitter
Rapidez en los Envíos
Rapidez en
los Envíos
Contactar (teléfono y mensajes)   Teléfono: 935.319.553
Cómo Comprar / Gastos Envío / Formas Pago
Quienes Somos / Condiciones Generales
Página con todas las secciones
Todas las
Secciones
Angle Copyright © 2016-2017 Librería Muscaria Angle