Angle Página principal de Librería Muscaria Librería
Muscaria
Libros de la Sección: Tiempos Modernos Libros sobre
Tiempos Modernos
Pagos: Reembolso, PayPal, Tarjeta crédito, Transferencia
España: gastos envío decrecientes (de 3,5 a 0 €)
España: Envíos por Correos o por Mensajería
Envíos a toda Europa y América
Ver la Cesta de la Compra
Ver
Cesta
Angle
La Perfección de la Técnica
Valoración
Una reflexión necesaria y acertada sobre el mundo moderno
Excelente
Título:

La Perfección de la Técnica

Autor:

Friedrich Georg Jünger

Precio: 22,90 €
Estado: Nuevo
Temática: Tiempos modernos
Páginas: 288
Idioma: Castellano
Edición: Tapa blanda / 13 x 21 cm / 2016
Angle Angle
Disponible en stock
Precio: 22,90 euros
Cantidad:
Poner producto en la Cesta
(Puede quitarlo más tarde)
Angle Angle

Perfiles: Para aprendices de filósofo, filósofos profesionales y, sobre todo, personas interesadas en la relación de la técnica con el mundo moderno (o en el influjo que ésta introduce en nuestra cronometrada existencia y apresurado devenir).
Nivel: Un libro lleno de sorpresas, que nos descubre lo que hay debajo de la alfombra técnica y voladora en la que fluye el mundo moderno, con la automatización de la existencia y la pérdida de espontaneidad, vitalidad y libertad. Hay capítulos más accesibles y otros más complejos. Algún conocimiento sobre filosofía moderna iría bien (Descartes, Kant...).

Palabras clave: Técnica, ciencia, racionalidad y su influencia en el mundo moderno (economía, educación, sanidad, concepción del mundo...), tiempo mecánico y tiempo natural, utopías tecnológicas, progreso, ecología, Descartes, Kant, Spinoza...

Angle Índice Índice Fragmento del libro Fragmento del libro Contraportada Contraportada Libros Relacionados Libros Relacionados Angle

Comentario de la Librería Muscaria   Comentario de la Librería

    Los hermanos Jünger (tanto Ernst como Friederich Georg) estuvieron bastante obsesionados con el mundo de la técnica, esta moderna y pragmática pasión de observar, interrogar e interactuar con el mundo que acaba atrapando al ser humano en un proceso mecánico y automático.

    Sus orígenes se encuentran en las ideas de Descartes, los cálculos de Newton y las órbitas reiterativas de Copérnico, así como en concepciones filosóficas anteriores, que descubren un mundo predecible así como la posibilidad de dominarlo. Pero el universo con el que interactúa la ciencia es un mundo inerte y pretendidamente objetivo. La vida, la creatividad y la libertad parecen escindirse de él, para ganar en poder la fascinación por las novedades, el movimiento, las comodidades y la sensación de dominio. Pero, a la vez, este un mundo que atrapa al ser humano y que amenaza en convertirlo en un proceso más de este engranaje.

    Pero el ensayo de F.G. Jünger no se enfoca solamente en aspectos abstractos de esta concepción mecánica del universo, sino que se enfoca en la influencia que tiene en la existencia del ser humano en el planeta tierra; en cómo modifica su visión del mundo, su participación en él y la concepción que acaba por tener de sí mismo, pues la persona acaba tan entrelazada con esta nueva visión por la que se siente fascinado, con la concepción productiva de la técnica, que él mismo acaba por sentirse enmarcado en este proceso repetitivo y mecánico del nuevo devenir.

    En este sentido este libro explora las repercusiones del modus operandi de la técnica en nuestro mundo cotidiano: desde la educación y la sanidad, pasando por la la economía, las finanzas mundiales y la organización del Estado, hasta el mundo del trabajo, la productividad o el ocio -que también depende de la técnica-.

    El libro ofrece intuiciones brillantes de este nuevo estilo de vida del que ya difícilmente podemos escapar. Nos resultará de ayuda, de todas maneras, estar un poco familiarizados con textos filosóficos, así como algún que otro concepto engendrado por las ideas visionarias de Descartes, Kant o Bacon.

    Una cosa curiosa es que se comenta que este libro inauguró la época del pensamiento ecológico (¡15 años antes del advenimiento de los hippis!).

Angle Parte superior de la página   Índice del Libro Angle
  1. Las utopías técnicas - Lo que provee hoy de temas al pensamiento utópico ya no es el Estado, sino la técnica - La utopía como enlace de ciencia y fábula
  2. Lo sombrío de las predicciones utópicas - La técnica, al mecanizar los procedimientos de trabajo, no acrecienta el ocio, ni tiene en general relación con dicho ocio - Aumenta la cantidad de trabajo mecánico - La labor manual economizada por las máquinas no desaparece, sino que se desplaza dentro de la organización técnica - También crece la masa de la labor manual que se ha hecho dependiente de la mecánica
  3. El progreso técnico no crea riqueza - La técnica solo conoce coyunturas de explotación - Definición de la riqueza - La definición de Aristóteles - La racionalización de los procesos de trabajo no produce riqueza - La situación del trabajador dentro del progreso técnico se caracteriza por el pauperismo
  4. La organización técnica solo resuelve problemas técnicos - El concepto de organización - Sus límites, su finalidad - La organización técnica no aumenta la riqueza, sino que expande la pobreza, organiza las carencias - Técnica y economía deficitaria
  5. Contemplación de las máquinas - El hambre de la maquinaria - La técnica y la explotación exhaustiva - La racionalidad de los procesos técnicos solo es aparente, pues conduce a la explotación exhaustiva y a la destrucción de la sustancia de la que depende - El objeto de la explotación exhaustiva no es solo la Tierra, sino también el hombre - El principio de la explotación exhaustiva reside en la mentalidad del técnico y es por lo tanto idéntico en la economía libre y en la economía planificada - Una tecnocracia nada cambiaría en este sentido
  6. El incesante esfuerzo por mejorar el aparato técnico mediante el pensamiento racional pone de manifiesto el anhelo de perfección del proceso del trabajo - Surge un conflicto entre el pensamiento técnico y el económico, que concluye en la derrota del economista - La aspiración a la perfección técnica se identifica con una economía deficitaria
  7. Las características de una verdadera economía - Los misterios de Deméter - El hombre y la vaca
  8. La aspiración a la perfección por parte de la técnica se identifica con el creciente automatismo - Las características del automatismo - La creciente significación del problema del tiempo
  9. Descartes y el dualismo de la res cogitans y la res extensa - Geulincx - La multiplicación de lo mecánicamente determinable - La doctrina de Descartes como fundamentación del proceso de explotación técnica - La disputa entre tomistas y escotistas - Descartes y Bacon - La unión del empirismo y el racionalismo - La posición de Spinoza - Descartes y el capitalismo - La economía financiera y su dependencia de la dinámica
  10. El influjo de la mecánica de Galileo y Newton en el concepto de tiempo - Kant - La mecanización del concepto de tiempo y de los procedimientos para medido - Los relojes - La automatización del concepto de tiempo
  11. Las ciencias naturales y el tiempo mecanizado
  12. Todo tiempo mecanizado es tempus mortuum, tiempo muerto - La historia del reloj - El calvinismo y la industria relojera - Rousseau - El tiempo mensurable como tiempo para ser usado y consumido - El desmenuzamiento del tiempo y sus repercusiones sobre el trabajador - La técnica y el tiempo desmenuzado - Tempus mortuum y automatismo
  13. La rueda como principio movilizador y enlazador de la técnica - La técnica como sistema de rodaje
  14. La ficción laplaciana - Determinismo y probabilidad estadística - La aparición del problema del tiempo en las ciencias exactas - La noción de lo exacto
  15. La doctrina de la negación del libre albedrío - Indifferentia aequilibrii - Leibniz y el asno de Buridán - La diferencia entre el liberum arbitrium y la necesidad mecánica - Marxismo y espinosismo
  16. Las consecuencias de la mecanización se manifiestan en la especialización y el4despedazamiento del trabajo - El camino del causalismo al funcionalismo - La transformación del trabajador en un esclavo de la máquina - Las organizaciones obreras
  17. El surgimiento de la cuestión obrera - La creciente necesidad de protección del trabajador es consecuencia de su creciente dependencia de la maquinaria y la organización
  18. La índole violenta de la máquina - La máquina trabaja con pérdidas y obliga por ello a la organización del trabajo '/ del trabajador - La diferencia entre institución y organización - El principio de la explotación - La aparición del proletariado - El quebrantamiento del trabajador
  19. La era de la técnica comienza con el desarrollo de la dinámica - El trabajador y la maquinaria de la explotación - Necesidad de seguridad y exactitud causal
  1. Kant - La distinción entre technica intentionalis y technica naturalis - Teleología y mecánica - Schelling
  2. Las disputa entre mecanicistas y vitalistas - El pensamiento causal y el teleológico colaboran en la maquinaria - El concepto técnico de finalidad
  3. Los límites de la finalidad técnica - La mentalidad del técnico es una mentalidad de relojero
  4. La técnica desarrolla la organización mecánica - La maquinaria y la organización mantienen una relación recíproca - La cinta sin fin - La mentalidad estadística
  5. El concepto de exactitud científica - La máquina como invento imitador - El funcionalismo y sus consecuencias para el trabajo humano - La relación entre el funcionalismo y el automatismo - La fuerza consumidora del funcionalismo
  6. Distinción entre organización técnica y otras organizaciones - Técnica y derecho
  7. La relación entre la ciencia y la técnica - La biología como ciencia auxiliar del progreso técnico - Organización técnica y medicina
  8. La influencia de la organización técnica sobre los sistemas financieros y monetarios - La decadencia de los valores monetarios
  9. El efecto de la organización técnica sobre los conceptos de cultura y saber - La aniquilación de la enkyklios paideia - El saber enciclopédico - Hume
  10. Técnica y alimentación
  11. La reforma mecánica del Estado mediante la organización técnica
  12. La inteligencia en las ciencias - Las campañas predatorias de la. inteligencia científica
  13. El concepto de verdad científica - Corrección y verdad - El movimiento muerto de la máquina y del hombre en el tiempo muerto
  14. La Tierra como esfera muerta - La fuerza consumidora de la técnica se manifiesta en la extracción organizada a escala planetaria - La vulcanización de la Tierra y la era de la revolución permanente - El accidente de trabajo - La deformación del hombre y de la cosa - Las zonas de peligro
  15. El concepto de la perfección de la técnica - La fuerza destructora del pensamiento funcional
  16. Correspondencia entre técnica y masificación - El concepto de masa y sus características - El hombre móvil y transportable - Las ideologías - El saber transportable
  17. La maquinaria y la ideología van de la mano - El actor - La publicidad y la propaganda, 195 37. Ideología y relevo - La fotografía
  18. Racionalidad e irracionalidad - El hombre en el tren del funcionalismo - La técnica como movilización
  19. Las fuentes de recursos del hombre - Las enseñanzas de la historia de Roma - La masificación de Roma
  20. La técnica y el deporte se condicionan mutuamente - El deporte es una reacción ante la progresiva mecanización
  21. La destrucción de lo festivo - El espectáculo cinematográfico y su mecanismo
  22. El poder narcótico del automatismo - El estrechamiento de la conciencia
  23. La técnica no concluye, como suponen los utopistas, en un idilio, sino en una explotación depredadora organizada a escala planetaria - El principio de la explotación se acrecienta hasta llegar a la movilización total y a la guerra total- El progreso técnico y la conducción de la guerra
  24. La seguridad y la necesidad de seguridad - La organización de la carencia
  25. Los sistemas filosóficos - Leibniz - Kant - La dialéctica hegeliana como correspondencia con el progreso mecánicamente organizado
  26. Los filósofos de la voluntad - Las teorías catastróficas - Los límites de la perfección técnica - La esterilidad de la mecánica - Prometeo - Hefesto - La técnica como desencadenamiento de las fuerzas titánicas y ciclópeas - La relación entre progresión mecánica y regresión elemental
       
  • ADENDA. LAS GUERRAS MUNDIALES
    • Las premisas de las guerras mundiales - El nuevo carácter laboral de la guerra - La ausencia de gloria y el padecimiento del trabajador - La guerra como tambor mecánico, como cinta sin fin - Primera y Segunda Guerra Mundial - El Estado como fábrica de armamento automatizada - Carácter laboral y desgaste completo - La guerra en la era colosal de la técnica

  

   Parte superior de la página   Contraportada

    Una de las críticas más sólidas del utopismo tecnológico, una obra que anticipó las reivindicaciones ecologistas y las preocupaciones contemporáneas asociadas al progreso de la técnica. Edición definitiva, inédita en castellano.

    «Está a la vista la impotencia de los Estados frente a los procesos explosivos que son consecuencia del desarrollo de la técnica. No existe Estado alguno capaz de dominar dichos procesos, pues en toda organización estatal se ha entrometido la organización técnica, que socava al Estado vaciándolo desde dentro. El hombre ya no domina la vigencia de las leyes mecánicas que él mismo ha puesto en marcha. La vigencia de estas leyes lo domina a él.»

    «Debido a ello, el temor a la destrucción obnubila el espíritu […]. La catástrofe es el acontecimiento que ocupa el espíritu humano cuando este no ve ninguna salida, cuando, en lugar de hacer uso de sus dones, se abandona al temor, a la angustia. Por eso aparecen ahora por doquier representantes de teorías catastróficas […]; proclaman el ocaso de la cultura y señalan que todo tendrá su fin [próximamente]. Pero en realidad nada está llegando a su fin, salvo el pensamiento de ellos.»

    «Si bien este ensayo constituye una crítica de los esfuerzos racionales de la técnica, está muy lejos de declarar un estado de hostilidad hacia la misma razón humana. […] En ningún caso se trata de una negación romántica de la técnica, actitud que […] no sería más que un vano ensueño. No vivimos en islas ni en la selva virgen, sino donde la maquinaria y la organización técnica pueden alcanzarnos en todo momento. Aquí no cabe la posibilidad de retroceder, sino tan solo de cruzar. El peatón no es el único que debe ejercitar una vigilancia incesante a fin de no ser destrozado por las máquinas; tal vigilancia, aunque más vasta y más penetrante, debe ser practicada hoy por cualquier hombre espiritual que haya conservado la noción de ser algo más que un mero engranaje o tornillo dentro de una gigantesca maquinaria.»

Parte superior de la página  Fragmento del libro

    Las utopías técnicas

    Las utopías técnicas, como la literatura nos muestra, no son cosa rara; más bien son tan frecuentes y se leen con tanto placer que es lícito presumir una necesidad general de este tipo de lectura. Podría así plantearse la cuestión de por qué precisamente la técnica provee de tanto material al intelecto dedicado a la utopía. En épocas anteriores, ese intelecto tomaba como base el Estado, y el libro que dio nombre a todo el género, la obra de Tomás Moro De optimo reipublice statu, deque nova insula Utopia, es una novela de argumento estatal. En la mutación del tema se refleja un cambio en el interés de los lectores. No es lo acabado, lo concluido, lo abarcable, lo que despierta dicho interés; no se atiende al pasado ni al presente, sino a aquello que será posible en el futuro, a aquello que explota las posibilidades. La utopía exige un esquema que permita un desarrollo racional, y la técnica es el esquema más apto de esa índole que podría hallarse hoy. No existe ningún otro esquema que pueda competir con el de la técnica, pues hasta la utopía social pierde su brillo si no se apoya en el progreso técnico; no puede renunciar a él sin volverse inverosímil. La era del progreso técnico no está completa ni cerrada, está aquí y en pleno movimiento, acelerándose. Y este movimiento no es idéntico al movimieno histórico, el cual es más amplio y comprende también el ámbito de lo no técnico; el primero está al servicio del seguno como una especie de forja y fragua.

    La fuerza consumidora de la técnica

    El técnico ha perdido aquel antiguo temor que impide al hombre herir la tierra y modificar la forma de su superficie. En épocas tempranas ese temor era muy acentuado; sus huellas se encuentran por doquier en la historia de la agricultura y en las civilizaciones antiguas. Tal temor guarda siempre relación con las grandes obras arquitectónicas destinadas a fines profanos, con la idea de hibridez; y ciertas ceremonias en la construcción de las casas que se han conservado hasta nuestros días son reconciliaciones y consagraciones que presuponen un acto previo de profanación. En este sentido, el técnico no muestra ningún respeto, como ya se desprende de sus procedimientos de trabajo. Para él, la Tierra es el objeto de una planificación inteligente y artificial; es una esfera muerta, subordinada al movimiento mecánico y, mediante el estudio de ese movimiento, el hombre, como maquinista, puede ponerla a su servicio. La somete a su ambición de poder sin consideración alguna, obliga a las fuerzas naturales a entrar en una mecánica en la que tienen que obedecer y rendir su trabajo. Se produce un choque entre la naturaleza elemental y el mecanismo guiado por la espiritualidad y la voluntad del hombre, y el resultado es un acto de sometimiento mediante el cual fuerzas elementales son puestas en servicio. De un modo violento, se pone fin a su juego libre.

    Las características del automatismo

    Los procesos de trabajo mecánicos han crecido enormemente, tanto en número como en alcance, y es obvio que su automatismo, controlado y supervisado por el hombre, ha de ejercer a su vez efecto sobre dicho hombre. Este se ve forzado a dedicar su pensamiento y su atención al automatismo. Dado que su trabajo está ligado a la máquina, él mismo se vuelve mecánico, se repite con uniformidad mecánica. El automatismo se apodera entonces del hombre y ya no lo suelta más. Retornaremos las consecuencias de ello a lo largo de la obra.

    La invención del autómata se produce en la Antigüedad, como lo demuestran la paloma de Arquitas y el an droide de Ptolomeo Filadelfo. Estas obras tan admiradas, al igual que los autómatas de Alberto Magno, de Bacon y de Regiomontano, no eran más que ingeniosos juguetes sin mayores consecuencias. Y no solo provocaban admiración, sino también temor. El androide de Alberto Magno, que abría la puerta y saludaba al recién llegado, y que era fruto de décadas de esfuerzos, fue destruido de un bastonazo por el asustado Tomás de Aquino. La fascinación que las máquinas han ejercido sobre el hombre desde tiempos antiguos va acompañada de un presentimiento de lo siniestro, de una sensación de horror difícil de explicar.

    Lo percibimos en lo dicho por Goethe sobre el avance del trabajo mecánico en las fábricas, en el estremecimiento de Hoffmann ante los autómatas artísticos y las figuras mecánicas del siglo XVIII, entre los que destacaban el flautista, el tamborilero y el pato de Vaucanson. Se trata del mismo pavor que, desde siempre, se ha apoderado del hombre ante la presencia de relojes, molinos y ruedas -ante todas las obras que se agitan y se mueven a pesar de no tener vida propia-o El espectador no se conforma con el estudio de la mecánica, no se tranquiliza con la comprensión del proceso, pues su inquietud es causada precisamente por la acción mecánica. Ese movimiento crea la ilusión de vida, y esta ilusión, una vez captada como tal, infunde malestar.

    La máquina causa la impresión de que algo inorgánico penetra en la vida y se expande en ella. Trae a la imaginación del espectador el envejecimiento, el frío, la muerte, trae la conciencia del tiempo muerto, que se repite mecánicamente, tal como lo mide el reloj. No es casual que el reloj fuese el primer autómata que conquistó un éxito absoluto. En el sistema filosófico de Descartes los animales son tratados como autómatas, como relojes cuyo movimiento transcurre con regularidad mecánica.

  

Angle Otros productos que pueden interesarle Otros libros que pueden interesarle Angle
El Trabajador (Ernst Jünger) El Trabajador. Dominio y figura  (Ernst Jünger)  17,00 €

Este es un libro enigmático y profético... Escrito en 1932, emprende un análisis metafísico sobre el mundo de la técnica y sobre la globalización, e intenta encontrar un significado y un posible desarrollo al que conduce este proceso.
Manifiesto Contra el Progreso (Agustín López Tobajas) Manifiesto Contra el Progreso  (Agustín López Tobajas)  12,00 €

Pequeño manifiesto, escrito con estilo y pasión, sobre todas las pérdidas (espirituales) que la religión del progreso y la técnica ha traído a nuestras vidas. No ofrece soluciones para ello, pero sí que resulta una participativa e inquietante lectura, al mismo tiempo que posibilita disponer de una buena relación de todas aquellas áreas de nuestra vida que antes estaban más o menos llenas y que ahora se encuentran vacías.
Mitos Griegos (Friedrich Georg Jünger) Mitos Griegos  (Friedrich Georg Jünger)  19,80 €

Este es un libro extraordinario. Logra resucitar la mitología de la Antigua Grecia, así como las figuras de sus divinidades, al entendimiento de la mente moderna. Más allá de abstracciones, simbolismos e inventarios de datos, hallamos aquí todo un Cosmos vivo y dinámico, desde los orígenes del mundo hasta la vida de los hombres en la Tierra. Y lo hace centrándose en numerosas figuras de la primera generación de dioses (Caos, Gea, Urano), pasando por algunos dioses olímpicos, para desembocar en el divino y trágico mundo de los héroes.
Un Mundo Feliz (Edición Bolsillo) (Aldous Huxley) Un Mundo Feliz (Edición Bolsillo)  (Aldous Huxley)  9,95 €

Novela utópica escrita durante la primera mitad del siglo XX, y que es uno de los libros más emblemáticos de la cultura moderna occidental. En él se plantea la posibilidad de una sociedad perfecta en la que todo dolor se ha erradicado... pagando un alto precio: el de la deshumanización del ser humano.
El Libro del Reloj de Arena (Ernst Jünger) El Libro del Reloj de Arena  (Ernst Jünger)  18,00 €

Este libro es un ensayo sobre diversos tipos de relojes: desde los relojes de agua, de sol o de arena... hasta llegar al nuestro reloj mecánico. Al mismo tiempo, este es un ensayo sobre el traspaso del tiempo natural antiguo al tiempo mecánico moderno.
Heliópolis (Ernst Jünger) Heliópolis. Visión retrospectiva de una ciudad  (Ernst Jünger)  24,90 €

Novela distópica de Ernst Jünger, en la que plantea un
Manual de Filosofía Portátil (Juan Arnau) Manual de Filosofía Portátil  (Juan Arnau)  27,50 €

Este libro presenta la historia de la filosofía occidental, desde los pensadores presocráticos hasta el siglo XX, pero lo hace marcha atrás: partiendo de la investigación sobre los mitos de Levi-Strauss hasta remontarse a los postulados de Heráclito, pasando por Nietzsche, Hegel, Novalis, Leibnitz, Agustín de Hipona, Plotino o el chamánico Empédocles. Como apunta el autor: «Ahora que todos los restos del orden eterno han sido borrados, resulta más necesario que nunca recorrer el río en busca de sus fuentes.». Un libro sólido y muy ameno.
Libros sobre Tiempos Modernos
Libros sobre Tiempos Modernos
Todas las Tematicas
Todas las
Temáticas
Otros libros del Autor
Otros libros de
Friedrich Georg Jünger
Angle Angle
 
Angle Parte superior de la página Parte superior de la página Angle
Facebook Muscaria en Facebook Twitter Librería Muscaria en Twitter
Rapidez en los Envíos
Rapidez en
los Envíos
Contactar (teléfono y mensajes)   Teléfono: 935.319.553
Cómo Comprar / Gastos Envío / Formas Pago
Quienes Somos / Condiciones Generales
Página con todas las secciones
Todas las
Secciones
Angle Copyright © 2017 Librería Muscaria Angle