Angle Página principal de Librería Muscaria Librería
Muscaria
Libros de la Sección: Salud Otros libros
sobre Salud
Pagos: Reembolso, PayPal, Tarjeta crédito, Transferencia
España: gastos envío decrecientes (de 3,5 a 0 €)
España: Envíos por Correos o por Mensajería
Envíos a toda Europa y América
Ver la Cesta de la Compra
Ver
Cesta
Angle
GAPS, el Síndrome Psico-Intestinal
Título:

GAPS, el Síndrome Psico-Intestinal

Un tratamiento natural para el autismo, la depresión, el déficit de atención, la dispraxia, la hiperactividad
Autora:

Natasha Campbell-McBride

Precio: 24,00 €
Estado: Nuevo
Temática: Salud
Páginas: 448
Idioma: Castellano
Edición: Tapa blanda / 14 x 21 cm / 2017
Angle Angle
Disponible en stock
Precio: 24,00 euros
Cantidad:
Poner producto en la Cesta
(Puede quitarlo más tarde)
Angle Angle

Resumen: Miles de personas en el mundo han cambiado su vida con el protocolo GAPS, basado en una dieta rica en nutrientes y una suplementación adecuada que ayuda a sanar la flora intestinal y promover una salud óptima. La Dra. Campbell-McBride investigó la importancia de la nutrición en la salud y desarrolló este protocolo fundamental para tratar trastornos neurológicos (autismo, depresión, TDA, TDAH, esquizofrenia, dispraxia, dislexia...)
Angle Índice Índice Fragmento del libro Fragmento del libro Libros Relacionados Libros Relacionados Angle
  

Parte superior de la página  Contraportada

    «TODAS LAS ENFERMEDADES COMIENZAN EN EL INTESTINO» (Hipócrates, 460370 a.C.)

    ¿Sabías que habitan en nosotros millones de bacterias? ¿Y sabías que no podemos vivir sin ellas? Y no están solas. Muchas de las más útiles florecen únicamente en nuestro intestino y son esenciales para digerir y absorber los alimentos. Natasha Campbell McBride nos ofrece una útil descripción de su funcionamiento y las consecuencias de su disfunción. El autismo, los problemas de aprendizaje, las enfermedades autoinmunes y muchos trastornos neurológicos o psicológicos están relacionados, de una u otra forma, con el equilibrio que haya en nuestro intestino.

    A partir de unos sólidos conocimientos y una dilatada experiencia médica, la autora nos guía por el uso que hace nuestro cuerpo de los alimentos y sus propiedades. Para ello nos propone un protocolo nutricional que ha ayudado durante años a tantas personas a mejorar su salud.

    «La doctora Campbell McBride [...] ha hecho una labor admirable al relacionar los trastornos digestivos con enfermedades como la esquizofrenia, el autismo, el trastorno por déficit de atención y otros problemas del desarrollo infantil. Este libro está lleno de datos de gran importancia e interés, que todos podemos poner en práctica para mejorar nuestra salud y la de nuestros hijos.» (Dr. William Shaw, Laboratorios Great Plains, Kansas)

    «Este libro es fantástico y se convertirá en un clásico. Todos los médicos deberían tener uno [... ] No, ¡cada hogar debería tener uno! Un recurso inestimable para los pacientes con enfermedades sindrómicas y los llamados 'problemas mentales'. La medicina del futuro ya en práctica.» (Martina Watts, miembro de la British Association for Applied Nutrition and Nutritional Therapy)

Angle Parte superior de la página   Índice del Libro Angle
  • Una carta abierta: para los padres de niños autistas
  • Introducción
  • ¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO?
    1. Todas las enfermedades comienzan en el intestino
    2. Las raíces de un árbol
    3. El sistema inmune
    4. ¿Qué puede dañar la flora intestinal?
    5. La flora oportunista
    6. El eje cerebro-intestinal
    7. Las familias
    8. Las vacunas. ¿La triple vírica causa autismo?
    9. La esquizofrenia
    10. La epilepsia
         
  • EL TRATAMIENTO
    • La dieta
      1. La dieta: un debate
      2. ¡No más alimentos procesados, por favor!
      3. La dieta apropiada para el síndrome GAP
        1. La dieta de introducción
        2. La dieta GAPS
        3. Cómo abandonar la dieta GAPS
      4. Recetas
      5. ¡Oh, no, es la hora de comer!
      6. Retraso en el desarrollo
      7. Trastornos alimenticios
           
    • Los suplementos para niños y adultos con GAPS
      1. Los probióticos
      2. Las grasas: buenas y malas
      3. El aceite de hígado de bacalao
      4. Las enzimas digestivas
      5. Las vitaminas y los minerales
      6. La desintoxicación en personas con GAPS

    

  • OTRAS CUESTIONES
    1. Las infecciones de oído
    2. Diez consejos para fortalecer el sistema inmune
    3. Diez factores que dañan el sistema inmune
    4. El estreñimiento
    5. La genética
    6. Algunas consideraciones sobre el aprendizaje
         
  • UN NUEVO BEBÉ EN LA FAMILIA GAPS
    1. El embarazo y la preconcepción
    2. El recién nacido
         
  • Bibliografía
  • Índice analítico

Parte superior de la página  Fragmento del libro

    INTRODUCCIÓN

    Este libro ha evolucionado a lo largo de tres años, a medida que trabajaba en mi consulta con cientos de niños. El plan original era escribir sobre el autismo, ya que la mayoría de mis pacientes eran, de hecho, autistas. Sin embargo, cuantos más niños veía, más claro percibía que había otras epidemias emergentes. Trastornos por déficit de atención con y sin hiperactividad (TDAH/TDA), dispraxia, dislexia, distintas dificultades de aprendizaje, alergias, asma, eccema... Estos trastornos habían alcanzado proporciones epidémicas. Pero además, esas condiciones aparentemente sin relación se superponían unas a otras. Después de años de trabajar con los niños en mi clínica, rara vez he conocido a alguno que haya presentado solo una de las afecciones anteriores. Todos tenían por lo menos dos, tres o más de esos problemas de forma simultánea. Por ejemplo, los padres de un niño que hubiera manifestado alergias, al mismo tiempo podrían describir un par de episodios de asma y eccema, hablarían sobre la extrema torpeza de su hijo (dispraxia) y, seguramente, describirían problemas de aprendizaje. Un gran porcentaje de niños asmáticos o con alergias son también niños con problemas de hiperactividad y dispraxia hasta ciertos grados. Muchos de ellos tienen problemas de concentración y lapsos de atención, lo cual afecta a su capacidad de aprendizaje. Hay aproximadamente un 50% de coincidencia entre la dispraxia y la dislexia y un 30% entre el déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y la dislexia. Los niños que sufren eccema severo en la infancia, muy a menudo desarrollan rasgos autistas o algunas de las manifestaciones anteriores. Muchos niños autistas, además de ser hiperactivos, sufren alergias graves, asma, eccema, dispraxia y dislexia.

    Como sabemos, la medicina actual ha creado toda una serie de categorías aisladas en las que encasilla a nuestros niños. Pero los niños modernos no encajan en ninguna de ellas. Al contrario, su situación se parece más a la que he descrito en el párrafo anterior. ¿Por qué se relacionan todas estas condiciones? ¿Qué problema de fondo estamos pasando por alto en nuestros hijos, que los hace más susceptibles de sufrir asma, eccema, alergias, dispraxia, dislexia, problemas de conducta, déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH/ TDA), autismo, y todas ellas combinadas? ¿Por qué, cuando alcanzan la adolescencia, muchos de ellos caen en el abuso de sustancias? ¿Por qué cuando crecen se les diagnostica esquizofrenia, depresión, trastornos bipolares y otros trastornos psicológicos o psiquiátricos?

    Para responder a todas estas preguntas tendríamos que fijarnos en uno de los factores que relaciona a todos esos pacientes en un mismo entorno clínico. Este factor es el estado de su sistema digestivo. Todavía no he conocido a ningún niño con autismo, déficit de atención con o sin hiperactividad, asma, eccema, alergias, dispraxia o dislexia, que no sufra anormalidades en su sistema digestivo. En muchos casos estos trastornos son lo suficientemente severos como para que los padres los mencionen en primer lugar. En otros casos puede ocurrir que los padres no mencionen los problemas digestivos del niño y, sin embargo, si se les pregunta directamente, describen una plétora de trastornos intestinales. Pero, ¿qué tienen que ver estos trastornos digestivos con los problemas de autismo, hiperactividad, incapacidad para aprender, problemas de comportamiento, o de estado de ánimo? Según la experiencia clínica y algunas investigaciones, tienen mucho que ver. De hecho, parece que el sistema digestivo del niño es clave para su desarrollo mental. El trastorno subyacente, que se puede manifestar en diferentes niños con diversas combinaciones de síntomas, reside en el intestino. Quizás antes de encajar a un niño con autismo, asma, eccema e hiperactividad, o a un niño con dispraxia, dislexia y alergias en una categoría de diagnóstico particular, tendríamos que poner un nombre a este trastorno concreto, que se origina en el intestino y se manifiesta como una combinación de las afecciones anteriores.

    Aquí propongo un nombre: síndrome psicointestinal o síndrome GAP (Gut and Psychology). Los niños con GAPS generalmente se mueven entre las lagunas del saber médico que tenemos y, como consecuencia, no reciben el tratamiento adecuado. En los capítulos siguientes hablaremos con detalle acerca de lo que significa el síndrome GAP, de su desarrollo y de cómo se puede tratar.

    Además de los trastornos de aprendizaje en la infancia: autismo, déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH/TDA), asma, eccema, alergias, dispraxia o dislexia, hay otras afecciones que también se incluyen en la categoría del GAPS: esquizofrenia, depresión, trastornos de alimentación, trastorno maniaco depresivo, trastornos bipolares, así como el trastorno obsesivo compulsivo. El psiquiatra francés Phillipe Pinel (17451828), padre de la psiquiatría moderna, en 1807, después de trabajar durante muchos años con pacientes aquejados de problemas mentales afirmó que «el origen primario de la locura se ubica en la región entre el estómago y los intestinos». A pesar de eso, el sistema digestivo es la última cosa a la que los psiquiatras actuales prestan atención. Más adelante comentaremos las evidencias científicas y clínicas que sugieren que existe una conexión intestino-cerebro en los pacientes con esquizofrenia.

    Está más allá del objetivo de este libro detenerse en otras enfermedades psiquiátricas. Esperemos que futuras investigaciones y experiencias clínicas esclarezcan todas las afecciones psiquiátricas que pudieran pertenecer al síndrome psicointestinal. Aquí nos concentraremos solamente en las que se diagnostican con etiquetas como trastornos del espectro autista, el déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH/TDA), la dispraxia, la dislexia y la esquizofrenia. Este libro puede ser útil también para pacientes con diagnósticos de alergia, asma y eccema.

    LOS OPIÁCEOS DEL GLUTEN y LA CASEÍNA

    Los opiáceos son drogas, como el opio, la morfina y la heroína, que los drogadictos consumen habitualmente. ¿Qué tiene esto que ver con los niños y adultos que padecen GAPS? El gluten es una proteína presente en los cereales, principalmente en el trigo, el centeno, la avena y la cebada. La caseína es una proteína presente en la leche de vaca, cabra, oveja, humana y, en general, en todos los tipos de leche y productos lácteos. En el cuerpo de los pacientes con GAPS esas proteínas no se digieren correctamente y se convierten en sustancias con una estructura similar a los opiáceos, como la morfina y la heroína. En este sentido Dohan, Reichelt, Shattock, Cade y otros han llevado a cabo importantes investigaciones, en cuyo trascurso se detectó la presencia de péptidos del gluten y de la caseína, llamados gluteomorfinas y caseomorfinas, en la orina de pacientes con esquizofrenia, autismo, TDAH, psicosis postparto, epilepsia, síndrome de Down, depresión y algunos problemas autoinmunes, como la artritis reumatoide. Se sospecha que estos opiáceos de los cereales y la leche son capaces de atravesar la barrera hematoencefálica y bloquear ciertas áreas del cerebro, al igual que lo harían la morfina y la heroína.

    ¿Por qué sucede esto? La explicación se esconde sin duda en el sistema digestivo del paciente. Como hemos visto anteriormente, el sistema digestivo de una persona con GAPS se encuentra en mal estado. La digestión de las proteínas comienza en el estómago gracias a la pepsina, una enzima que se produce en la pared del estómago con ese fin. En este proceso el jugo gástrico desempeña un papel esencial, al proporcionar las condiciones normales para que la pepsina realice su trabajo, descomponiendo las proteínas en cadenas cortas de péptidos. Los pacientes con GAPS, por lo general, tienen un estómago poco ácido, debido a una flora intestinal anormal y a la excesiva proliferación de bacterias patógenas. Por ejemplo, las cándidas, por sí mismas, pueden producir toxinas con una fuerte capacidad supresora en la producción del ácido gástrico. Una madre que tenga un hipercrecimiento de cándidas en su intestino podría excretar esas toxinas junto con su leche. Existe la posibilidad de que, a través de la leche materna, esos niños reciban las mismas toxinas, que atentarán contra la producción de ácido en su estómago desde el inicio de sus vidas. Como la leche materna apenas se digiere, mientras el bebé se alimente de este modo no necesitará mucho ácido en el estómago.

    Pero al introducir otros alimentos, la baja acidez en el estómago del niño se convierte en un problema. Probablemente para cuando la lactancia se interrumpa, en el sistema digestivo del niño ya habrán crecido suficientes cándidas y patógenos productores de toxinas, lo cual traerá como consecuencia la reducción del ácido gástrico. Después del destete, las proteínas que más comúnmente se introducen en el sistema digestivo del niño son la caseína de la leche de fórmula y el gluten del trigo. En un estómago con baja acidez, las primeras etapas de la digestión de todas esas proteínas no se llevarán a cabo correctamente. Después, esas proteínas mal digeridas pasarán al intestino, donde en teoría las enzimas pancreáticas las descompondrán. Pero la baja acidez en el estómago puede deteriorar la produción de las enzimas pancreáticas, de modo que el siguiente paso en digestión de las proteínas también será deficiente. A continuación las proteínas mal digeridas alcanzarán la fase final de la digestión: la pared intestinal. Esta pared está cubierta por células altamente sofisticadas, los enterocitos, que tienen en su superficie toda una serie de enzimas digestivas cuya función es completar las últimas facetas de la digestión de los diversos nutrientes. Como ya hemos explicado en el capítulo sobre la flora intestinal, en los pacientes con GAPS esas células están en mal estado debido a la anomalía en su flora intestinal, y por tanto, no serán capaces de cumplir con las últimas etapas de la digestión de la caseína, el gluten y muchos otros nutrientes. Como dijo el doctor J. Robert Cade, de la universidad de Florida, en una entrevista con el Health Science Centre en marzo de 1999: «Creemos que el trastorno de base del autismo y la esquizofrenia se encuentra en el intestino; estas personas están absorbiendo betacaseomorfina, que normalmente el cuerpo debería descomponer en aminoácidos en lugar de en cadenas de péptidos de hasta doce aminoácidos».

  

Angle Otros productos que pueden interesarle Otros libros que pueden interesarle Angle
La Alimentación, la Tercera Medicina (Jean Seignalet) La Alimentación, la Tercera Medicina. La dieta revolucionaria que ha curado a miles de personas  (Jean Seignalet)  25,00 €

En este libro se expone de forma solvente unos estudios modernos que relacionan la alimentación con la génesis de diversas enfermedades (cáncer, artritis, asma, depresión...). Presenta una dieta alimentaria ancestral, que según los estudios realizados ayuda a prevenir y a curar numerosas enfermedades para las que la medicina oficial no encuentra solución (y que pueden originarse por los productos tóxicos que han aparecido en los cambios alimentarios de los últimos siglos).
Alimenta tu Cerebro (David Perlmutter) Alimenta tu Cerebro. El sorprendente poder de la flora intestinal para sanar y proteger tu cerebro... de por vida  (David Perlmutter)  17,90 €

Después de la buena recepción de su anterior libro (Cerebro de Pan, en el que proponía una alimentación libre de gluten, así como baja en carbohidratos), en esta nuevo estudio sobre la alimentación y la salud mental el autor propone establece una relación directa entre una flora intestinal deficiente y numerosos transtornos mentales: ansiedad, depresión, TDAH, autismo... Una propuesta interesante, pues como decía Hipócrates: «Todas las enfermedades comienzan en el intestino».
La Digestión es la Cuestión (Giulia Enders) La Digestión es la Cuestión. Descubre los secretos del intestino, el órgano más importante del ser humano  (Giulia Enders)  16,00 €

Hilarante y científico libro divulgativo sobre las verdades y los secretos ocultos de nuestro sistema digestivo (también llamado 'el segundo cerebro'), así como su relación con nuestra salud y el estado de ánimo. Un sinfín de información, sobre la que hasta ahora casi nadie hablaba, y que nos sorprenderá.
Pura Fermentación (Sandor Ellix Katz) Pura Fermentación. Todo el sabor, el valor nutricional y el arte que encierra la elaboración de alimentos vivos  (Sandor Ellix Katz)  15,00 €

Apasionado, informativo y práctico manual de fermentación de alimentos (yogur, aguamiel, chucrut, quesos, kimchi, miso, masa madre...). El proceso de fermentado favorece la conservación de los alimentos, una mejor digestión y asimilación de los nutrientes, a la vez que enriquece la flora intestinal, previniendo de enfermedades e infecciones.
Alimentación sin Gluten ni Lácteos (Marion Kaplan) Alimentación sin Gluten ni Lácteos. Recupere la salud perdida  (Marion Kaplan)  10,00 €

Este libro expone, de forma sencilla pero con menciones a diversos estudios científicos, todos los indicios teóricos y de casos reales de que sugieren que un número de personas cada vez más elevado tienen alergias muchos cereales, como el trigo (debido al gluten) y también a la caseína de la leche. Más allá de alergias aparatosas (el caso de los celíacos), la intolerancia o sensibilidad a estos productos puede desencadenar numerosas enfermedades que no suelen relacionarse con el pan o los productos lácteos.
Cerebro de Pan (David Perlmutter) Cerebro de Pan. La devastadora verdad sobre los efectos del trigo, el azúcar y los carbohidratos  (David Perlmutter)  17,90 €

Escrito por un neurólogo y nutricionista, este libro plantea un cambio radical en la dieta para ganar salud y prevenir o sanar enfermedades de tipo neurológico (ansiedad, estrés, depresión, Alzheimer...). Principalmente se basa en eliminar el gluten de la alimentación, reducir el consumo de azúcar y carbohidratos, así como aumentar el de grasas saludables. Algunas de sus propuestas han sido consideradas un poco iconoclastas, pero su experiencia clínica tiene bastante interés.
El Secreto de un Ganador (Novak Djokovic) El Secreto de un Ganador. Plan de 14 días sin gluten. Para la excelencia física y mental  (Novak Djokovic)  14,00 €

Un nuevo alegato en contra del gluten (y los productos lácteos y el azúcar), escrito por Novak Djokovic, el mejor tenista del mundo entre los años 2011 y 2015. Al cambiar su dieta pasó de no terminar ningún torneo en el 2010 a ganar 50 de 51 partidos disputados en el 2011 (siendo el vendedor de 3 'Grand Slams'). El cambio de alimentación mejoró su condición física, su concentración mental, perdió peso y desaparecieron las alergias -entre otros beneficios-.
Libros sobre Salud
Libros sobre Salud
Todas las Tematicas
Todas las
Temáticas
Lecturas para el Verano
Lecturas para el Verano
Angle Angle
 
Angle Parte superior de la página Parte superior de la página Angle
Facebook Muscaria en Facebook Twitter Librería Muscaria en Twitter
Rapidez en los Envíos
Rapidez en
los Envíos
Contactar (teléfono y mensajes)   Teléfono: 935.319.553
Cómo Comprar / Gastos Envío / Formas Pago
Quienes Somos / Condiciones Generales
Página con todas las secciones
Todas las
Secciones
Angle Copyright © 2012-2017 Librería Muscaria Angle